¿Qué es una Neoplasia?


Neoplasia es una alteración de la proliferación y, muchas veces, de la diferenciación celular, que se manifiesta por la formación de una masa o tumor.

Una neoplasia (llamada también tumor o blastoma) es una masa anormal de tejido, producida por multiplicación de algún tipo de células; esta multiplicación es descoordinada con los mecanismos que controlan la multiplicación celular en el organismo, y los supera. Además, estos tumores, una vez originados, continúan creciendo aunque dejen de actuar las causas que los provocan. La neoplasia se conoce en general con el nombre de cáncer. El origen de esta palabra se remonta a Ambroise Paré (1517), quien refiriéndose al cáncer lo describe así: «cáncer es un tumor duro, desigual, de forma redondeada, inmóvil, de color ceniza y rodeado de muchas venas llenas de sangre, aparentes y tortuosas (como los pies de un pescado llamado cangrejo) y más duro que un flemón o pequeña nuez, el que crece constantemente atormentando al enfermo. Este tumor ha tomado el nombre de cáncer por similitud con ese animal, que cuando está adherido con sus pies contra alguna cosa, se adhiere con tanta fuerza que apenas se lo puede arrancar, principalmente sus pies de adelante que parecen tenazas y pinzas».

Tipos de Neoplasias


Las neoplasias pueden catalogarse y clasificarse en diferentes grupos a partir de diversos criterios. Sin embargo, la clasificación más habitual y conocida es la que tiene en cuenta su grado de malignidad y capacidad de infiltración en otras zonas, diferenciándose dos grandes grupos de neoplasias.

Neoplasias Benignas


Se considera benigna todo aquel neoplasma regular, localizado y que se auto limita o encapsula siendo su comportamiento no infiltrativo (es decir, no invade el tejido colindante). Su crecimiento es relativamente lento, siendo las células que forman parte del tumor semejante a las de los tejidos aledaños y estando claramente diferenciadas. La presencia de algún tipo de tumor benigno es bastante habitual a lo largo de la vida, siendo frecuentes los pólipos, quistes, adenomas, papilomas o fibromas entre otros muchos.

Neoplasias Malignas


Las neoplasias malignas son aquellas en las que se forman tumores infiltrativos, que tienden a expandirse e invadir las estructuras a su alrededor y no se limitan. Se trata de crecimientos rápidos que afectan a los tejidos colindantes y los invaden, no auto limitándose y produciendo metástasis. Se pierde la diferenciación celular, no estando muy delimitados los límites de la masa tumoral. Según evoluciona el tejido va pareciéndose menos a la estructura original.

Estamos hablando de lo que comúnmente se conoce como cáncer. Si no se trata termina causando el deceso del paciente en períodos de tiempo que pueden variar en gran medida, provocando frecuentemente hemorragias y muerte de los tejidos. Puede generar recidivas, es decir que si no son completamente eliminados pueden llegar a crecer de nuevo pese a ser extirpados.

El grado de infiltración, así como su velocidad de expansión y crecimiento y la extensión y el grado de diferenciación de sus células puede llegar a ser muy variable. En este sentido podemos encontrar diversas subclasificaciones (que podéis observar en éste artículo).