Anemias Hemolíticas


La anemia hemolítica es un trastorno en el que los glóbulos rojos se destruyen más rápido que lo que la médula ósea puede producirlos. El término para la destrucción de glóbulos rojos es hemólisis. Hay dos tipos de anemia hemolítica:

  • Intrínseca: La destrucción de los glóbulos rojos se debe a un defecto dentro de los propios glóbulos rojos. Las anemias hemolíticas intrínsecas a menudo son heredadas, como la anemia drepanocítica, talasemia o eritrocitosis. Estas condiciones producen glóbulos rojos que no viven tanto como los glóbulos rojos normales.
  • Extrínseca: Los glóbulos rojos se producen sanamente, pero luego se destruyen al quedar atrapados en el bazo, destruidos por infección o destruidos por fármacos que pueden afectar los glóbulos rojos. En casos severos la destrucción toma lugar en la circulación. Lo siguiente enumera algunas de las causas de anemia hemolítica extrínseca, también llamada anemia hemolítica autoinmune.
  • Las infecciones como la hepatitis, citomegalovirus (CMV), virus de Epstein-Barr (EBV), fiebre tifoidea,  coli, o estreptococos.
  • Los medicamentos como la penicilina, medicamentos antipalúdicos, sulfamidas o acetaminofén.
  • Leucemia o linfomas
  • Los trastornos autoinmunes, como el lupus eritematoso sistémico (SLE o lupus), artritis reumatoidea, síndrome de Wiskott-Aldrich o colitis ulcerativa
  • Varios tumores
  • Hiperesplenismo

Algunos tipos de anemia hemolítica extrínseca son temporales y se resuelven a lo largo de varios meses. Otros tipos pueden volverse crónicos con periodos de remisión y recurrencia.

¿Cuáles son los Síntomas de la Anemia Hemolítica?

Los siguientes son los síntomas más comunes de la anemia hemolítica. Sin embargo, cada niño puede experimentar los síntomas de manera diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Palidez anormal o falta de color en la piel
  • Ictericia o color amarillo en la piel y ojos
  • Orina color oscuro
  • Fiebre
  • Debilidad
  • Mareos
  • Confusión
  • Intolerancia a la actividad física
  • Agrandamiento del bazo e hígado
  • Incremento del ritmo cardíaco (taquicardia)
  • Soplo del corazón

Los síntomas de la anemia hemolítica pueden parecerse a otras condiciones de la sangre o problemas médicos. Siempre consulte con el médico de su hijo para un diagnóstico.