¿Qué es la Mieloide Aguda?


La leucemia mieloide aguda es un tipo de cáncer que se origina generalmente en las células madre que producen los granulocitos (neutrófilos, eosinófilos o basófilos). La leucemia mieloide aguda se manifiesta inicialmente en la médula ósea, pero en la mayoría de los casos, se extiende rápidamente a través de la sangre. En algunas ocasiones puede afectar otras partes del cuerpo como los ganglios linfáticos, el hígado, el bazo, el sistema nervioso central o los testículos.

Algunos médicos y en algunos textos puedes oír hablar de leucemia mielocítica aguda, leucemia mielógena aguda, leucemia granulocítica aguda, leucemia no linfocítica aguda o LMA. En todos estos casos estamos hablando, en definitiva, de la misma enfermedad: la leucemia mieloide aguda.

Causas


Las personas con este tipo de cáncer tienen muchas células inmaduras anormales dentro de su médula ósea. Las células se multiplican muy rápidamente y reemplazan a las células sanguíneas sanas. La médula ósea, que ayuda al cuerpo a combatir infecciones y que produce otros componentes de la sangre, algún día dejará de trabajar correctamente. Las personas con LMA se vuelven más propensas a infecciones. También tienen un riesgo incrementado de sangrado a medida que las cantidades de células sanguíneas sanas disminuyen.

La mayoría del tiempo, el proveedor de atención médica no puede determinar la causa de LMA. Sin embargo, los siguientes factores pueden llevar a algunos tipos de leucemia, incluida la LMA:

  • Trastornos sanguíneos, como policitemia vera, trombocitemia esencialy mielodisplasia
  • Ciertos químicos (por ejemplo, el benceno)
  • Ciertos fármacos quimioterapéuticos, incluidos el etopósido y otros conocidos como alquilantes
  • Exposición a determinados químicos y sustancias dañinas
  • Radiación
  • Un sistema inmunitario debilitado debido a un trasplante de órganos
  • Los problemas con los genes también pueden causar el desarrollo de LMA.

Sintomas 


La LMA no tiene síntomas específicos. Los síntomas que se observan se deben principalmente a las afecciones relacionadas. Los síntomas de LMA pueden incluir cualquiera de los siguientes:

  • Hemorragia nasal
  • Hemorragia e inflamación (poco común) en las encías
  • Hematomas
  • Dolor y sensibilidad ósea
  • Fiebrey fatiga
  • Periodos menstruales abundantes
  • Palidez
  • Dificultad para respirar (empeora con el ejercicio)
  • Erupción o lesión de la piel
  • Pérdida de peso